Por Arlene Moreno | lunes, 1 de marzo de 2021

El jardinero Tommy Pham compartió que actualmente se encuentra en un 80% de su recuperación tras el incidente que sufrió en octubre pasado en el que fue apuñalado en la espalda.


TIJUANA.- Fuera de los movimientos que llevó a cabo el equipo, uno de los incidentes que marcó la temporada baja de Padres de San Diego fue la situación que vivió el jardinero Tommy Pham en octubre pasado, cuando sufrió una agresión en la que fue apuñalado en la parte baja de la espalda.

"El doctor aquí básicamente me dijo que si no hubiera sido tan muscular, podría haber muerto o quedado paralizado", indicó Pham este domingo antes del primer juego de Spring Training de Padres, en el que el jardinero apareció en el lineup de arranque, "así que soy afortunado de siquiera ser capaz de jugar. Pensé que no tendría la capacidad de volver a jugar".

Fue el pasado 11 de octubre cuando el pelotero de 32 años fue apuñalado durante un altercado en las afueras de un club para caballeros en San Diego, contra el cual Pham estableció una demanda y a poco más de cuatro meses del incidente, no se han realizado arrestos.

"Cuando me apuñalaron y era llevado de emergencia al hospital, estaba al teléfono con A.J. (Preller) y el staff de entrenadores... Pensé que no volvería a jugar", expresó Pham, "mi manera de verlo es que no era mi hora todavía, así que parece que Dios tiene otros planes para mí".

Para su recuperación, que ha avanzado en un 80%, tras pasar tiempo en cama el jugador tuvo que volar cada semana durante un mes y medio a San Francisco para recibir inyecciones para la inflamación y aunque ha estado limitado en trabajo de gimnasio, sí pudo realizar prácticas de bateo la mayor parte del invierno.

"No puedo hacer muchas sentadillas o hacer pesas porque mi espalda no está lista", comentó Pham, "pero no tienes que hacer muchas sentadillas o levantar muchas pesas para ser un buen jugador de beisbol".