Por Redacción | viernes, 15 de octubre de 2021

Por Víctor Lagunas Peñaloza.


Como dice el viejo y conocido refrán “el que con fierro mata a hierro muere” y eso es justamente lo que le pasó a Baja California con el Partido Acción Nacional que por más de 20 años fue amo y señor de estas tierras. Poco a poco perdió la confianza de la ciudadanía y de ser la primer fuerza política en el estado, pasó a ser la última.

Hace un mes se abrieron las convocatorias para quienes quisieran buscar la presidencia estatal de dicho partido en el estado, sin embargo, solo una persona se apuntó para competir por dicho cargo. El candidato de la Unión quien lleva un discurso hueco, así bautizaron a Mario Osuna, ex Diputado estatal y ex Secretario de Desarrollo Social en el XXII Ayuntamiento de Tijuana, durante la administración de Juan Manuel Gastélum Buenrostro alias “El Patas”.

Hace unos días, muy dichoso y como si hubiera sido un gran logro, el funcionario publicó en redes sociales el siguiente mensaje:

“Gracias al Consejo Estatal de mi Partido Acción Nacional por la ratificación de mi planilla como próximo Comité Directivo Estatal. Seguiremos platicando con la militancia para poder ser la Dirigencia Estatal que esté a la altura de lo que requiere Baja California!!! Por un PAN en UNIDAD!!!”

Pero ¿por qué decimos que no es un gran logro y por qué le regalaron el puesto?

Para que sea un logro tiene que haber competencia y ser un digno ganador, pero muy al estilo de la élite del PAN se acomodaron sus fichas para ser los mismos quienes se beneficien de lo poco que le queda a este partido.

Millones de pesos para promoción del blanquiazul que nunca se han transparentado, carros lujosos, oficinas en cada municipio del estado y alrededor de 50 plazas que tendrá en su poder el panista.

Con una campaña apática, con poca transparencia y gris, hoy Baja California tiene nuevo dirigente estatal de Acción Nacional.

Veremos si con este político salen del hueco al que solitos se metieron.