Por Redacción | miércoles, 13 de enero de 2021

La reelección se aleja de las posibilidades del ex presidente del Club Campestre


TIJUANA. – En el último año, el alcalde de Tijuana, Arturo González Cruz, perdió las posibilidades que tenía para reelegirse como presidente municipal, al elevar dramáticamente sus niveles de desaprobación de parte de la población que gobierna, según una evaluación de percepción ciudadana realizada por PluralMx.

De acuerdo con la encuestadora, la creciente ola de violencia en la ciudad, el diferendo con el gobernador de Baja California, Jaime Bonilla Valdez, la desatención a los problemas básicos de la ciudad y la obsesión con ser candidato a gobernador arrebataron al ex presidente del Club Campestre la simpatía de los tijuanenses.

La encuesta en mención fue aplicada entre el 5 y el 9 de enero, y revela que González Cruz perdió 20 puntos porcentuales en los últimos 12 meses, al contar en enero de 2020 con una aprobación de 48 por ciento y caer al 28 por ciento en días recientes; en el mismo sentido, la escala de desaprobación del 47 al 61 por ciento.

Algo similar ocurrió con la alcaldesa de Tecate, Zulema Adams, que enero de 2020 contaba con 31 por ciento de aprobación, desplomándose el número a 9 por ciento en días recientes, debido, según los encuestados, a la desatención de las obligaciones constitucionales del Ayuntamiento; mientras que la desaprobación llegó al 72 por ciento este año.

Esos porcentajes tan contundentes, alejan tanto a González como Adams de la re elección que buscan, ya que los ciudadanos tijuanenses y tecatenses se pronuncian en contra de seguirlos teniendo como gobernantes.

En contraste, los mejores evaluados y que mantuvieron ese ritmo durante 2020 y a pesar de la pandemia, fueron la alcaldesa de Mexicali, Marina de Pilar Ávila Olmeda y el de Ensenada, Armando Ayala Robles; la primera subió su aprobación en el último año a 45 por ciento, y el segundo aumentó de 39 a 47 por ciento.

El análisis establece que el municipio de Playas de Rosarito es un caso excepcional, y la opinión de su comunidad ha sido muy variante en el último año, ya que la presidenta municipal, Araceli Brown Figueredo, arrancó su gobierno con el 35 por ciento de aprobación, pero durante el primer semestre de 2020 cayó a 15 por ciento, recuperándose poco a poco hasta obtener una mejor opinión de los rosaritenses.