Por María Mercedes García | sábado, 14 de mayo de 2022

Hace 6 años Alicia Alvarado Díaz perdió a uno de sus hijos, quien sufrió un asalto en su domicilio


MEXICALI.- Para toda persona el experimentar la muerte de algún ser querido, sin duda es de gran impacto y causa un trastorno que es difícil, para la mayoría, poder explicar los sentimientos que circulan alrededor de cada pensamiento.

Mucho más difícil es, sin duda alguna, el que una madre acepte, reconozca y se resigne a la muerte de un hijo. Son madres en un duelo que no desaparece, es vitalicio, pero que con la ayuda de gente que ha vivido experiencias similares y con profesionales de la psicología y tanatología, pueden tomar el rumbo de la aceptación, reconocimiento y resignación.

Alicia Alvarado Díaz es la actual coordinadora del Grupo Renacer Mexicali, organismo que se formó el 14 de junio del 2014 y que recibe a padres que han perdido a sus hijos por diferentes circunstancias.

"Grupo Renacer Mexicali somos un grupo de padres de ayuda mutua que hemos perdido hijos por accidente, enfermedad , suicidio y sin fines lucrativos. Apoyamos a otros padres que llegan con una enorme necesidad de ayuda", dijo Alvarado Díaz.

La organización realiza reuniones mensuales, obligado por la pandemia, se reúnen en uno de los salones parroquiales de la parroquia de Mater Dolorosa, localizada en la colonia Cuauhtémoc.

"Nos reunimos una vez al mes por lo de la pandemia y nos acompañan en las sesiones psicólogos y tanatólogos que nos dan herramientas para sobrellevar el duelo y nuestro lema "Sí a la vida a pesar de todo y convertir el dolor en amor", para con ello poder ayudar a otros padres quienes están pasando un gran dolor al perder a un hijo", mencionó la coordinadora del Grupo Renacer Mexicali.

Alicia llegó al grupo hace aproximadamente 5 años, tras la pérdida de uno de sus hijos, quien apenas tenía 35 años y durante un asalto que sufrió en su domicilio fue encontrado sin vida.

"Yo llegué al grupo por una colega abogada, me dice que "hay un grupo de ayuda", ella me miraba triste porque falleció mi papá y a los dos meses mi hijo y se me juntaron los dos duelos", expresó Alicia.

Para Alicia la ausencia de su hijo durante estos 6 años ha sido de extrañar mucho, de necesitar verlo.

"Es un dolor muy fuerte que nada lo supera, mucha gente me decía que si lloraba lo dejara descansar, que al fin tenía otros hijos, pero nada sustituye un hijo a otro. Ha sido muy doloroso y gracias al Grupo Renacer hemos transformado el dolor en amor y ayudamos a otros padres que llegan con el mismo dolor", dijo.

Lo que más recuerda de su hijo son las visitas de casi diario y las llamadas que le hacía muy de mañana. También todo lo que hacía a su lado, la forma en como él la saludaba y la consentía.

La muerte del hijo de Alvarado Díaz sucedió el 27 mayo del 2016, en unos días se cumplirán 6 años. Él contaba con 35 años de edad, era casado, se desarrollaba como técnico en informática y tenía planes de estudiar Robótica o Derecho como su mamá.