Por Redacción | viernes, 13 de mayo de 2022

Reporte forense ordenado por la familia señala que la joven sufrió golpes y abuso; autopsia oficial sólo consigna “contusión profunda de cráneo”


Monterrey.— Las investigaciones sobre la muerte de Debanhi Escobar se complican cada vez más. De acuerdo con el informe forense solicitado por la familia, la joven sufrió una “muerte violenta homicida” y abuso sexual, mientras que la autopsia oficial, a la cual tuvo acceso EL UNIVERSAL, solamente señala muerte por “contusión profunda de cráneo”.

De acuerdo con el reporte forense independiente, difundido anoche por el diario El País, el cuerpo de la joven presentaba “equimosis violáceas en ambos lados de la región frontal del cráneo, en párpados derechos e izquierdos, en el lado izquierdo de la nariz, en ambos labios, arriba de la oreja derecha y la región retroauricular derecha”.

Concluye que “las contusiones craneofaciales son de origen externo al cuerpo y por ser intensas, repetidas y con diferentes ángulos de impacto, se deduce que fueron causadas por otra persona y que se trata de una muerte violenta homicida”.

La autopsia realizada por el Servicio Médico Forense de la Fiscalía General de Justicia del Estado de Nuevo León menciona edema traumático en la región fronteral y bipalpebral bilateral, laceración en el labio inferior y equimosis violácea en la inserción superior del pabellón auricular derecho y región retroauricular. Señala que el cráneo no tiene “trazos de fractura”.

El informe forense independiente también señala que el cuerpo presentaba signos de violencia sexual y que la joven murió antes de que el cuerpo fuera introducido al agua.

Se hace mención que Debanhi estaba descalza y con el torso parcialmente desnudo.

Sin embargo, en los documentos en poder de EL UNIVERSAL no se hace mención al respecto. Según la autopsia, practicada el 22 de abril de 2022 por los peritos forenses Omar León Maldonado y Alan Ortiz de Montellano Palomares, se concluye muerte como consecuencia de “contusión profunda de cráneo”.

Anoche, el señor Mario Escobar, padre de Debanhi, acusó que la Fiscalía de Nuevo León filtró el documento que él entregó el 2 de mayo y en el que, afirmó, se confirmaron sus sospechas de que su hija fue víctima de feminicidio.

Las inconsistencias del caso

El cuerpo de Debanhi Susana Escobar Bazaldúa fue encontrado el pasado 22 de abril, a 13 días de su desaparición, dentro de una cisterna en el motel Nueva Castilla, que había sido revisado en al menos cuatro ocasiones.

De acuerdo con dichos de la fiscal Especializada en Feminicidios y Violencia contra la Mujer, Griselda Núñez, no se revisó el área de las cisternas porque los trabajadores del lugar no les dijeron de su existencia.

En un inicio también se mencionó que dicho motel tenía cámaras de vigilancia que no hacían grabaciones; sin embargo, varios días después se reveló la existencia de varios videos en los que se observa a Debanhi entrar corriendo al lugar.

Ayer se dio a conocer que esta semana se encontraron 15 cámaras más. Durante diligencias realizadas el martes y el miércoles en el inmueble peritos también realizaron análisis de campo en el área de la fosa donde fue localizado el cuerpo y, además, por petición de los padres de la joven se revisó la habitación 174 y el estacionamiento de la misma.

En el interior se aplicó un líquido por si había sangre u otra situación y se revisaron las sábanas de la cama. Se dijo que la información sobre dichos estudios se tendría el fin de semana.

-El Universal