Por Basilio A. Olivas S. | miércoles, 23 de diciembre de 2020


Tijuana, B. C.-Recorrer el mundo en busca del espíritu de la Navidad está de moda. Visitar los mejores mercadillos de varias ciudades de todo el mundo, disfrutar de las mejores tiendas navideñas de las ciudades o comer los dulces típicos de cada ciudad.

Sabemos que estas fechas te ilusionan, tanto como aquel niño o niña que esperaba impaciente su regalo bajo el árbol o cerca del Nacimiento o Belén. Esperamos que te ilusiones de la misma manera viajando al corazón de estos lugares que son pura Navidad.

Chelsea, Londres.

Londres es una de las ciudades europeas más bonitas para vivir la Navidad. Cualquier calle, sea céntrica o no, apuesta por una decoración e iluminación cuidada. No pueden faltar en tu visita un paseo por Carnaby Street, que este año ha sido decorada con una temática muy actual como el reciclaje y el zero waste; los jardines de Kew Garden, las galerías de Covent Garden o un paseo por Oxford Street.

Si quieres conocer uno de los mercadillos más clásicos de la parte vieja del barrio debes dirigirte a Chelsea Enchanted Christmas Fair en Sloane Square. En la iglesia de St Luke's Church (Sydney Street) tiene lugar un concierto de villancicos los días 5 y 13 de diciembre.

Engen, Bergen.

La Navidad en esta ciudad de la costa de Noruega es un auténtico delirio. La razón es que no se han olvidado de ningún detalle: tiene todo con lo que se pueda soñar en estas fechas. Sin duda el mayor atractivo es Pepperkakebyen, la ciudad de pan de jengibre creada desde el mes de noviembre por los ciudadanos de Bergen. En ella todo es comestible, desde los fiordos hasta las iglesias. Si quieres visitar Gingerbread Town tendrás que ir hasta el edificio de Sentralbadet, estará abierto hasta el 31 de diciembre.

Millennium Park, Chicago.

En Estados Unidos la Navidad se la toman muy en serio, y en una de las ciudades donde podemos vivirla como esperamos es en Chicago . ¿Quieres saber dónde? Dirígete hasta el barrio de Millennium Park, el espacio verde junto con Grand Park más grande de la ciudad. En esta época del año, como se podría esperar, sus jardines y edificios colindantes se decoran para la ocasión.

Sin duda uno de los momentos más esperados es la iluminación de la plaza donde se encuentra Cloud Gate (también conocido como The Bean) y su gran árbol de Navidad, el 106º de su historia. En esta misma plaza todos los viernes, de 6 a 7 de la tarde, desde el 29 de noviembre hasta el 20 de diciembre, se reúnen coros para cantar villancicos. Es gratuito.

Shibuya, Tokio.

La Navidad en Tokio es fantasía y todo lo que puedas imaginar elevado al cuadrado. Uno de los distritos más emblemáticos es Shibuya, donde se encuentran grandes centros comerciales, restaurantes y clubes de ocio; aunque tiene fama mundial por el gran cruce peatonal, que no deben visitar aquellos turistas que sientan agorafobia, y por la escultura de Hachiko, el perro más fiel de la historia.

Si recomendamos este barrio es obviamente por el gran juego de luces navideñas. Dirígete a Blue Cave Shibuya Illumination , ubicada en el parque Yoyog, para disfrutar de un espectáculo de iluminación solo digno de Japón. El año pasado 600.000 luces adornaron sus árboles y todo el río Meguro, este año seguramente se superen.

Marché-aux-cochons-de-Lait, Estrasburgo

Visitar Estrasburgo en diciembre es casi tan apetecible como comerse un chocolate con churros al calorcito de una chimenea. La capital de la Navidad en Francia prepara estas fechas con mucho cariño. Sin duda una de sus ubicaciones imprescindibles es la plaza Marché-aux-cochons-de-Lait.

Para conocer todos los mercados navideños de la ciudad estas son las direcciones que debes apuntar del 26 de noviembre al 30 de diciembre: la Place de la Cathédrale, la Place du Château, la Place de la Grande Boucherie, la Place du Marché-aux-poissons, la Rue du Palais Rohan, y otro mercado fuera del Palais Rohan.

Dyker Heights, Nueva York.

En el distrito de Brooklyn nos encontramos con el barrio por excelencia al que todo visitante de Nueva York debe ir si le gusta la Navidad. Si es cierto que aquí no escatiman en luces y adornos, quizá en algunos puntos puedes sufrir hasta un empacho navideño. Hay un itinerario establecido para visitar las casas mejor decoradas de la mano de un guía, en la que se incluye la casa de la italiana Lucy Spata, que inició todo este movimiento navideño hace 40 años.

Plönlein, Rothenburg.

Rothenburg ob der Tauber es seguro uno de los pueblos más navideños de Baviera, en Alemania ; y también un lugar para visitar tranquilamente, disfrutando de su historia y de cada edificio de cuento. No es de extrañar que este pueblo haya servido de inspiración y decorado para numerosas películas, entre ellas Harry Potter.

Ruka-Kuusamo, Finlandia.

En Laponia central se halla una de las ciudades más bonitas para vivir la Navidad en Finlandia, con permiso de Rovaniemi. La nieve, un paraje natural de infarto (ya sea en invierno o en verano), las auroras boreales y su perfecta arquitectura la convierten en la ciudad alpina ideal. Más si cabe en Navidad donde se puede disfrutar de la compañía de renos blancos, de inmensos árboles iluminados y de una agenda cargada de actividades.

Gamla Stan, Estocolmo.

Estocolmo es una fiesta de luces, mercadillos y actividades durante la Navidad. Y no solo en el barrio de Gamla Stan, el más antiguo y turístico de todos, sino también en otros como en Norrmalm, donde tiene lugar uno de los mercadillos más alternativos, Schysst Ju**l** ; Östermalm, con el único mercado celebrado en los establos reales de Estocolmo ; o Södermalm, donde transcurre Give peas a chance , un auténtico market navideño vegano. Aquí puedes encontrar muchos más.

Apunta otra de sus direcciones imprescindibles: en el barrio de Vasaplan se encuentra el parque de Kungsträdgården, con una gran pista de hielo y los renos iluminados más famosos de la ciudad.

Merano, Italia.

En la región de Trentino- Alto Adige, desde el 29 de noviembre hasta el 6 de enero de 2020, numerosas ciudades, como Vipiteno, Bolzano o Trento, celebran con ilusión la Navidad. Nos quedamos con la ciudad de Merano, y con el barrio que lleva su nombre, porque está considerado como Pueblo Histórico de la Navidad. Su agenda es envidiable con numerosas actividades, ya sea el mercadillo con productos típicos de la Piazza della Rena, donde se pueden degustar vin brulé y té de Navidad, hecho con cáscara de naranja y clavo; o a lo largo del río Passirio y en la Piazza delle Terme, donde también se encuentran numerosos puestos de artesanía local navideña.