Por Redacción | viernes, 20 de agosto de 2021

Por Víctor Lagunas Peñaloza


Hace unos días, el gobernador de Baja California, Jaime Bonilla, demostró nuevamente que su pecho no es bodega y se le fue a la garganta a algunos de sus ex colaboradores.

Uno de ellos fue David Gutiérrez, ex director estatal de la Coepris, a quien el gobernador llamó la “oveja negra” de su administración, sin embargo esa es una historia que les contaré en otro momento.

Hoy les hablaré de la familia Morán, quienes nuevamente fueron noticia en “el mañanero” estatal.

A partir de una pregunta realizada por un seguidor de la página del gobernador, fue que salió el tema de Blanca Fabela de Morán y su familia. Jaime Bonilla solo recordó que Fabela fue un personaje político que nunca estuvo en la preferencia de las y los ciudadanos.

“Nunca ha sido reconocida Blanquita, por sus atinadas desiciones y otra pifia en la carrera de Blanquita. Espero que le den chamba en Caliente, y que demostró que no contaba con la simpatía de la gente”, fue lo que expresó el mandatario.

Cabe recordar que Blanca Fabela era una persona de confianza del gobernador, sin embargo, en las pasadas elecciones le dio fríamente la espalda para unirse a la campaña de Jorge Hank en la busca de otro hueso que morder. Ella juraba que tenía miles de seguidores, pero el día de las elecciones, ni el tres por ciento de votos recibió.

El día de ayer, mi grillito me informó que el ex Diputado Victor Morán y su hijo del mismo nombre que fue removido de su cargo como Delegado de Playas de Tijuana por su incompetencia, fueron vistos en un restaurante de alto nivel de la ciudad llamado “La Lorenza”, cenando con el ex diputado del PBC Rodrigo Otañez y sorprendentemente con el ex diputado, Gerardo Lopez. Verlos cenando juntos en un restaurante no es lo sorprendente, la noticia es que curiosamente, Gerardo Lopez tendrá la encomienda de ser el próximo Secretario de Bienestar en el futuro Ayuntamiento, lo que me hace pensar en los siguiente.

¿Este será el regreso de Los Morán en la función pública? En su desesperación de seguir viviendo del erario ¿estarán pidiendo perdón, o ya los perdonaron? Pero como dicen por allí, no hay pregunta que el tiempo no responda.