Por Redacción | viernes, 24 de septiembre de 2021

Por Víctor Lagunas Peñaloza.


El que de plano se voló la barda durante esta semana, fue el diputado federal de Baja California, Fausto Gallardo García.

El funcionario cometió el grave error que cometen muchos políticos, quienes en campaña se la juegan de humildes pero ya que están en la silla, exhiben su vida de lujos y de todo lo que puede comprar el dinero del erario.

Fausto publicó en sus redes sociales una fotografía en la que se le ve acompañado de su joven hijo, con el siguiente mensaje:

“Disfrutando el domingo con mi persona favorita, envío la mejor de las vibras para todos!”

Esto no tuviera nada de malo, si no hubiera exhibido el reloj de oro sólido con extensible de lagarto marca Audemars Piguet Royal Oak Selfwinding que tiene un valor de 69,800 dólares o 1,396,726. 30 pesos aproximadamente.

Mi grillito político me confió que lo único que se sabe de los últimos 25 años de este político que comenzó desde muy joven, es que siempre ha vivido del Partido Verde Ecologista y de todas las prerrogativas que vienen acompañada de eso.

Gallardo no se compararía esas riquezas con lo que puede hacer una persona que gana 100 mil pesos al mes en San Lázaro u 80 mil pesos mensualmente, que era lo que ganaba en la pasada legislatura. Ahí es cuando nos podemos dar cuenta de que los números no le dan y la mentira lo alcanzó.

Pero ¿qué tal en campaña? Todos son de lo más humilde, se ponen las garras más olvidadas del ropero para verse como que son de los más austeros. Hay que recordar que el Partido Verde, antes hijito del PRI, hoy es el hijo incómodo de Morena.

Pero bien que cuando se encontraba en campaña, Gallardo, sólo lucía un modesto iwatch de 6 mil pesos aproximadamente.

Mucho has cambiado Fausto. Se ve que hay niveles. Que lastima que por personajes como tú, sea la razón del por qué la ciudadanía pierde la fe en todos los políticos así como en sus partidos.

Pero tú sigue disfrutando hasta que se te acabe la suerte.

El Diputado sorprendido, borró rápidamente su publicación al percatarse de su error, sin embargo para su mala suerte, la investigación de Tj Comunica ya estaba en curso.

Si no era algo malo ¿por qué borrarlo de su página oficial?