Por Redacción | viernes, 5 de noviembre de 2021

En una reunión con la ya gobernadora de Baja California, Marina del Pilar, pude preguntarle lo que pocos han podido y en un ambiente muy relajado al estilo de ella


Por Victor Lagunas Peñaloza

La mandataria me confió durante la entrevista que a pesar de ya estar en el cargo, no se iba a “marear” pues nunca lo ha hecho y nunca lo hará. Reiteró que siempre será la misma y lo mismo será para sus funcionarios.

“Lo mismo va para todos mis funcionarios y el que se maree, abuse de su cargo y el que no trate a la ciudadanía como se merece, se va”.

Tuve la oportunidad de preguntarle más detalles sobre su embarazo y me compartió que sin duda está pasando por uno de los mejores momentos de su vida y que no por el hecho de estar embarazada va a dar menos de su parte, sino al contrario, pondrá más esfuerzo y demostrará que la mujer está capacitada para poder con distintas responsabilidades.

“Un cargo público o un trabajo no debería de detener a aquellas mujeres que desean ser madres”.

Comentó que durante estas últimas semanas, ha habido personas que llegaron a criticar su embarazo en la desesperación de no poderle encontrar algo negativo en su carrera política, sin embargo ha hecho caso omiso a esas personas que la quieren perjudicar.

Le cuestioné a la gobernadora cómo le dejaron realmente las finanzas de nuestro estado y con un rostro no muy animado, me dijo que “las cosas están un poco difíciles”.

Toqué el tema de FISAMEX, y le pregunté dónde estaban todos esos millones que tanto presumían que recuperaron para el Estado y dijo que eso mismo quisiera ella saber, por ello investigará si se hizo mal manejo del recurso público, todo esto sin hacer “show” y apegándose a la ley.

Lo que sí resaltó la mandataria es que el resultado de las malas finanzas, sin duda fue por el mal manejo del dinero, pero que pronto este barco llamado Baja California seguirá viento en popa.

Otro tema que también pudimos platicar fue la famosa pelea que mantuvo con el ex gobernador del Estado, Jaime Bonilla y me explicó que siempre se mantuvo ocupada y alejada de los dimes y diretes.

“Nunca hicimos caso y siempre continuamos positivos. La ciudadanía ya está cansada de politiquerías y desgastes, yo no les daré ese mal sabor de boca”. Al solicitarle que me dijera en una palabra cuál iba a ser su enfoque más importante durante su gobierno, con una expresión dura y con ojos llenos de esperanza informó que será la seguridad.

Es imposible no confiar en su palabra, cuando como ciudadanos nos dimos cuenta que su primer evento oficial durante su primer día de gobierno fue el pase de lista para conocer a la tropa que formará la próxima policía estatal, en dicho evento estuvo acompañada de su próximo secretario de seguridad, Iván Carpio y con ello nos demostró que realmente sí piensa poner todo su esfuerzo en ese tema.

Marina del Pilar reconoció que han habido elementos policiacos que han hecho mal uso de la plaza, pero aseguró que esos mismos serán depurados y que los buenos serán recompensados y que sabe con certeza que dentro de las filas estatales, está la mejor policía de México.

“Mi gobierno será para conciliar con aquellos a quienes se les hizo a un lado siempre viendo primero por los necesitados pero también por aquellos a quienes se les quiso abusar” dijo la gobernadora refiriéndose a aquellos empresarios a los que se les hizo bullying político.

Yo como comunicador, tuve que reconocerle el sorprendente alcance y aceptación que tiene en redes sociales, cosa que no se había visto por mucho tiempo en Baja California, no me queda duda que es de las más fuerte mediáticamente hablando de este lado de la frontera.

“Yo hago lo mejor, no están hablando con un robot, soy Marina y siempre le contesto a las ciudadanos que quiere saber más de mis acciones” dijo refiriéndose al tema.

Nuestra entrevista concluyó, con la gobernadora pidiéndole a los ciudadanos su confianza, y que así como conocía las grandezas del Estado, también conocía sus malestares y que trabajará siempre de la noche a la mañana para sacar al estado de los baches en los que se encuentra.