Por Redacción | martes, 14 de diciembre de 2021

Por David Correa


Este 14 de diciembre, cientos de miles de familias que integran las congregaciones de la Iglesia La Luz del Mundo se reúnen en sus templos para celebrar siete años del ministerio apostólico de Naasón Joaquín García, guía espiritual de esta asociación religiosa.

Desde el primero de diciembre, en sus templos se han realizado otros eventos en el marco de esta conmemoración, como es la incorporación de miles de nuevos fieles mediante ceremonias de bautismos, pláticas de superación con niños y jóvenes, así como la impartición de talleres para la consolidación de las familias. Con esto, demuestran que el crecimiento como congregación y la consolidación de sus familias, son el resultado de los valores que les ha predicado el líder religioso.

Esta fecha representa también, para los creyentes de esta fe cristiana, un momento para dar a conocer a la sociedad la importancia que tiene el Ministerio Apostólico en el marco de su religiosidad, así como de la práctica y la difusión del Evangelio.

Naasón Joaquín inició su apostolado el 14 de diciembre de 2014, fecha en que principió una intensa labor misionera, que tiene como meta fortalecer espiritualmente al ser humano para reencontrarse con Dios y aspirar a una mejor calidad de vida, teniendo como base la enseñanza de Jesucristo.

Su recorrido evangelizador ha alcanzado más de tres decenas de naciones en todo el mundo. Cabe señalar que, La Luz del Mundo ha logrado llegar en estos siete años a países tan distantes como Bélgica, Alemania, Gabón y Sudáfrica, algo admirable para una creencia que tiene sus bases en tierras mexicanas.

Transitemos de la tolerancia al respeto absoluto

El respeto para todos es una máxima de Naasón Joaquín. En el marco de su gira apostólica por Coahuila, el 11 de marzo de 2018, dio a conocer en evento celebrado ante más de 10 mil personas en el Coliseo Centenario de Torreón, que “la tolerancia no es el estado ideal que como ciudadanos queremos tener, sino el respeto absoluto; y para lograrlo, debemos de enseñarnos a respetar también a los otros; debemos de ser ecuánimes y como cristianos ponernos en lugar del otro, aprender a sentir lo que siente mi hermano, sea cual sea su necesidad, no burlarme y aprovecharme de su situación.”

La Luz del Mundo, señaló, promueve el respeto absoluto y no acepta la tolerancia, que no es más que un acto de indulgencia, ante algo que no se quiere o no se puede impedir y se soporta.

El respeto absoluto, dijo, nos permite el desarrollo de todos, sin el temor de que el que tolera se canse, agreda y se burle; ofenda y hasta prive de la vida o la libertad de los demás.

Enfatizó sobre la importancia de ser respetuosos con los gobernantes y con el marco legal de cada país. “Los miembros de esta Iglesia son buenos cristianos y, por lo tanto, buenos ciudadanos. Consideramos que el Evangelio de Jesucristo, el cual vivimos y practicamos todos los días, tiene un impacto social en nuestras comunidades donde vivimos. Somos enseñados en los valores de la unidad, la fraternidad y el progreso de nuestras naciones. Por ello, nuestro compromiso es predicar y practicar este Evangelio que dignifica a las personas a las que llega”.

El Evangelio, concluyó en su mensaje emitido en tierras coahuilenses, es recibido, creído y aceptado por seres humanos que cambian su vida, sus costumbres, sus hábitos, sus tradiciones y buscan superarse. Se esfuerzan por ser mejores padres, mejores hijos, mejores esposas o esposas y tener mejores familias. Todo ello repercute socialmente.

La predicación del Apóstol de Jesucristo aporta las bases, desde el punto de vista bíblico, del respeto para todos, para lograr la consolidación como personas, como familias, como profesionistas y en cualquier ámbito de nuestra vida privada o pública.

Próximamente, presentaremos el segundo segmento de esta cobertura sobre el “Apostolado de Naasón Joaquín García, a 7 años” con el tema: derechos humanos.