Por Redacción | viernes, 18 de febrero de 2022

Por Víctor Lagunas Peñaloza


Hace una semana, su servidor les recordó que aunque en nuestro Estado mantenga una alerta de género, las autoridades habían hecho muy poco por el tema.

Este jueves 17 de febrero, aún con la llegada del Presidente, Andrés Manuel Lopez Obrador a la ciudad fronteriza, la primera noticia que tuvo más peso en redes sociales y en grupos policiacos, fue el asesinato de Elizabeth Martínez. La joven tijuanense desapareció apenas el 14 de febrero cuando salió de su casa y no regresó.

Muy temprano por la mañana, llegó a mi medio de comunicación, la llamada de auxilio de la familia buscando desesperadamente a su ser querido. De inmediato Tj Comunica a junto con El Mexicano, comenzamos a compartir la información con la esperanza de dar con ella.

Solo dos horas después, su propia familia nos avisó que ya no compartiéramos dicha información, pues la habían encontrado dentro de su vehículo en la Zona Norte de Tijuana.

En la cajuela se encontraba Elizabeth. Desnuda, golpeada, atada y muerta.

Pareciera que estas historias siguen repitiéndose. No podemos olvidar la historia de la joven tijuanense que fue encontrada sin vida dentro de un refrigerador en un terreno baldío. En ese caso y como en muchos otros, no se dio con los responsables.

Por eso las células criminales y los que atentan contra la vida se dan cuenta que en Baja California es muy fácil asesinar y que no exista consecuencias. Son muy pocos los casos de personas detenidas por dicho delito por parte de la Fiscalía General del Estado. Lo mismo pasó cuando era encabezada por Guillermo Ruiz Hernández y continúa igual con Ivan Carpio.

Lo más sorprendente, es que ni el Presidente ni la Gobernadora del Estado hablan sobre estos casos en sus conferencias matutinas.

No cabe duda que estamos a la merced del crimen organizado.