Por María Mercedes García | viernes, 14 de enero de 2022

Por nerviosismo, las personas buscan resguardarse; el gremio respalda la reducción de aforos.


MEXICALI.- A cinco días de estarse aplicando las nuevas medidas sanitarias que estableció la Secretaría de Salud de Baja California para los establecimientos públicos con la finalidad de mantener un control de contagios del Covid-19 y sus variantes, el gremio restaurantero ya está presentando un deterioro en sus ventas.

"Si hemos tenido una baja en el 50 por ciento que se declaró en la afluencia. De haber bajado del 75% de afluencia a estar hoy a un 50 por ciento nos ha bajado del 30 al 40 %, las ventas y el ingreso total que teníamos de ingreso normales", dijo a El Mexicano, el presidente de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y Alimentos Condimentados (Canirac), Delegación Mexicali, Raúl Vásquez Krauss.

Indicó que la afluencia ha presentado una baja drástica pero no tanto porque se vea la gente afectada, sino más bien es el nerviosismo que prevalece en la mayoría de las personas.

"Nos ha bajado mucho en el aspecto de la afluencia, no tanto tiene que ver lo que es la gente infectada, pero la gente está asustada y está tratando de resguardarse y lo que estamos trabajando nosotros como restauranteros, es tratar de tener todo bien desinfectado, hacer el mejor protocolo posible para la gente que llega a los restaurantes", dijo el líder de los restauranteros.

Abundó que a pesar del golpe que está recibiendo el gremio restaurantero con la baja en la afluencia dictaminada por las autoridades sanitarias, dijo que fue una decisión acertada.

"La baja que estamos sufriendo ahorita y esperamos que no sea para mal, tenemos que aportar y estamos seguros que fue la mejor decisión en este momento y nosotros como restauranteros vamos a buscar la manera de cómo solventar y de poder resguardar a nuestros trabajadores para no llegar al momento de como hace dos años, donde hubo bajas porque tuvimos que despedir gente para poder sobrevivir", declaró Vásquez Krauss.

Asimismo, indicó que los miembros del gremio Canirac continúan cumpliendo con las medidas protocolarias establecidas, cuidando al personal que labora en los establecimientos, así como a los comensales.

Mencionó, Vásquez Krauss, que espera que no se presente otra crisis similar a las del 2020.

"Ojalá que no, creo que nuestro gobierno está trabajando y alertando antes de que nos llegue a pegar como fue hace dos años, pero viendo la situación de la capacidad hospitalaria que tenemos, vemos que están saturados pero no con el nivel de mortandad que teníamos hace dos años", subrayó.

Señaló convencido de que la vacuna ha ayudado, aun así indicó que la ciudadanía debe seguir cuidándose, cumpliendo con el uso del cubrebocas sin mostrar molestia cuando se les pide, además de respetar la sana distancia, mayormente cuando asisten a los establecimientos públicos como es el caso de los restaurantes, en donde el protocolo establecido es uso permanente del cubrebocas, con excepción cuando se consuman los alimentos.

"Tenemos que hacer algo para poder volver a la nueva normalidad en corto tiempo y vacunarse apoyando al gobierno que está haciendo su esfuerzo. Si no se controla se llegará a cerrar algunos comercios y dentro de la nueva normalidad ya debe ser portar nuestro certificado de vacunación que en todas partes lo están solicitando", dijo para finalizar Raúl Vásquez Krauss.