Inglaterra: posible resurgimiento de casos de polio por primera vez en los últimos 40 años

Por Redacción | miércoles, 22 de junio de 2022

Autoridades sanitarias declararon un “incidente nacional” al encontrar rastros de la enfermedad proveniente de vacunas en las aguas residuales cerca a Londres.


Las autoridades de salud pública han declarado un incidente nacional después de que la vigilancia rutinaria de las aguas residuales en el norte y el este de Londres haya encontrado pruebas de transmisión comunitaria del poliovirus por primera vez en 40 años.

La Agencia de Seguridad Sanitaria del Reino Unido (UKHSA) dijo que los residuos de la planta de tratamiento de aguas residuales de Beckton, en Newham, habían dado positivo en poliovirus de origen vacunal en febrero y que desde entonces se habían detectado más muestras positivas.

No se ha informado de ningún caso de la enfermedad ni de parálisis relacionadas con ella, y el riesgo para el público en general se considera bajo, pero los funcionarios de salud pública instaron a la gente a asegurarse de que ellos y sus familias estaban al día con las vacunas contra la polio para reducir el riesgo de daños.

Como los rastros de la versión del virus derivada de la vacuna se encontró en aguas residuales provenientes de algunas partes de Londres, las autoridades dicen que es “probable” que pueda transmitirse dentro de la comunidad.

“El poliovirus derivado de la vacuna puede propagarse, sobre todo en las comunidades en las que la vacunación es menor”, dijo la Dra. Vanessa Saliba, epidemióloga consultora de la UKHSA. “En raras ocasiones puede causar parálisis en personas que no están totalmente vacunadas, por lo que si usted o su hijo no están al día con sus vacunas contra la polio es importante que se ponga al día con su médico de cabecera o si no está seguro consulte su libreta roja”.

“La mayor parte de la población del Reino Unido estará protegida por la vacunación en la infancia, pero en algunas comunidades con baja cobertura vacunal, los individuos pueden seguir en riesgo”, añadió.

Los análisis de las aguas residuales del Reino Unido suelen recoger un puñado de poliovirus no relacionados cada año. Estos provienen de personas que han recibido la vacuna oral contra la poliomielitis en otro país y que luego viajan al Reino Unido. Las personas que reciben la vacuna oral pueden eliminar el virus vivo debilitado utilizado en la vacuna en sus heces durante varias semanas.

Las muestras de Londres detectadas desde febrero hicieron saltar la alarma porque estaban relacionadas entre sí y contenían mutaciones que sugerían que el virus estaba evolucionando a medida que se propagaba de persona a persona.

Se cree que el brote fue provocado por una persona que regresó al Reino Unido después de haberse vacunado contra la poliomielitis por vía oral y la propagó a nivel local. No está claro cuánto se ha propagado el virus, pero puede estar confinado en un solo hogar o en una familia extensa.

El poliovirus puede propagarse a través de una mala higiene de las manos y de alimentos y agua contaminados, o con menos frecuencia a través de la tos y los estornudos. Una vía común de transmisión es que las personas se contaminen las manos después de ir al baño y luego transmitan el virus al tocar alimentos consumidos por otros.

Mientras que el Reino Unido tiene en general una buena aceptación de la vacuna contra la polio, con un 95% de los niños de cinco años vacunados, la cobertura se queda atrás en Londres, con sólo un 91,2% de los niños vacunados en esa franja de edad. En respuesta a la detección del virus, el NHS se pondrá en contacto con los padres de los niños que no estén al día con sus vacunas contra la polio.

La mayoría de las personas que se infectan con la polio no presentan síntomas, pero algunas desarrollan una enfermedad similar a la gripe hasta tres semanas después. En una de cada 100 y una de cada 1.000 infecciones, el virus ataca los nervios de la columna vertebral y la base del cerebro, lo que puede provocar parálisis, sobre todo en las piernas. En raras ocasiones, el virus ataca los músculos utilizados para respirar, lo que puede ser mortal.

El Reino Unido pasó de utilizar la vacuna antipoliomielítica oral (OPV) a una vacuna antipoliomielítica inactivada (IPV), administrada por inyección, en 2004. Las inyecciones se administran en las vacunaciones infantiles rutinarias del NHS a las ocho, 12 y 16 semanas como parte de la vacuna 6 en 1. Los refuerzos se ofrecen a los tres y a los 14 años.

La Agencia de Seguridad Sanitaria de Reino Unido está analizando ahora muestras de aguas residuales de las zonas locales que se alimentan de la planta de Beckton para acotar dónde se está propagando el virus. Si esas pruebas determinan el centro del brote, los equipos de salud pública podrán ofrecer la vacunación antipoliomielítica a las personas en riesgo.

El profesor Nicholas Grassly, jefe del grupo de investigación sobre epidemiología de las vacunas del Imperial College de Londres, dijo a The Guardian: “La poliomielitis es una enfermedad que persiste en algunas de las zonas más pobres del mundo y el Reino Unido detecta con bastante frecuencia la importación del virus durante los análisis rutinarios de las aguas residuales.

“En este caso, preocupa que el virus pueda estar circulando localmente en Londres y pueda extenderse más ampliamente. Afortunadamente, hasta ahora nadie ha desarrollado síntomas de la enfermedad, que sólo afecta a 1 de cada 200 infectados, pero es importante que los niños estén al día con sus vacunas contra la polio. Hasta que se erradique la poliomielitis en todo el mundo, seguiremos enfrentándonos a la amenaza de esta enfermedad infecciosa”, explicó.

-Infobae