Por Redacción | martes, 14 de septiembre de 2021

A partir de 2017 se observó un incremento de 1.5 por ciento en el aseguramiento de inmuebles, derivado de los sismos que se registraron el 7 y 19 de septiembre de ese año.


Es un hecho que los sismos son una de las catástrofes naturales que causan mayor impacto en la economía de las familias, toda vez que el impacto recae directamente en el patrimonio de las personas, de acuerdo con la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), tres de los 10 eventos más costosos han sido por movimientos telúricos.

Según el registro de las aseguradoras, el sismo del 19 de septiembre de 2017 ocupa la tercera posición en el top 10 de grandes catástrofes, con un monto de mil 301 millones de dólares; le sigue en sexto lugar el ocurrido el 19 de septiembre de 1985, con 987 millones de dólares; y en séptima posición, el temblor del 7 de septiembre de 2017, cuyo costo es de 628 millones de dólares.

“Construir un patrimonio como es la vivienda lleva muchos años, sin embargo, podemos perderlo todo en cuestión de segundos por una catástrofe. Por ello es indispensable que tomemos conciencia de los riesgos que enfrentamos y busquemos mecanismos de protección financiera, como el seguro, que nos ayuden a mitigar sus consecuencias”, dijo Norma Alicia Rosas, directora general de AMIS.

Así, expuso que, a partir de 2017 se observó un incremento de 1.5 por ciento en el aseguramiento de inmuebles, derivado de los sismos que se registraron el 7 y 19 de septiembre de ese año; no obstante, muchas personas dejaron de asegurar sus viviendas en los periodos siguientes.

En 2019, las aseguradoras de México indemnizaron con 2 mil 760 millones de pesos en la cobertura de Terremoto y Erupción Volcánica; cifra que, en 2020, fue aproximadamente de mil millones de pesos menos.

Respecto al proceso de recopilación de información de las afectaciones por el sismo que se registró el pasado martes 7 de septiembre, éste inició de manera inmediata por parte de las compañías de seguros. “En cuanto sea posible, AMIS emitirá la información de los daños asegurados que hayan sido reportados”.

“Es importante comentar que, si bien la cobertura es Terremoto y Erupción Volcánica, la mayor parte de los pagos que las compañías de seguros emitieron es por movimientos telúricos, ya que, afortunadamente México no ha tenido imprevistos por cobertura de erupción”, resalto la directora general de AMIS.

Recordó que, en los sismos de septiembre de 2017, cerca de 250 mil mexicanos perdieron su hogar y más de 130 mil viviendas tuvieron daños severos, y al no contar con mecanismos de administración de riesgos, las personas y el gobierno deben asumir el costo de los daños causados por los eventos naturales, aseguró Rosas.

¿Cómo proteger una vivienda?

La AMIS explicó que los seguros de daños están diseñados para proteger las pérdidas que puedan sufrir viviendas o empresas a causa de un riesgo convenido en la póliza; los más comunes son los asociados a coberturas catastróficas, como huracanes, inundaciones, incendios y sismos.

La cobertura que protege ante movimientos telúricos, es la de Terremoto y Erupción Volcánica. La AMIS recomienda a los asegurados que lean su póliza e identifiquen sus coberturas, así como el alcance de los beneficios adicionales.

Respecto al proceso de recopilación de información de las afectaciones por el sismo que se registró el pasado martes 7 de septiembre, éste inició de manera inmediata por parte de las compañías de seguros. En cuanto sea posible, AMIS emitirá la información de los daños asegurados que hayan sido reportados.

-Milenio