Por Redacción | miércoles, 24 de noviembre de 2021

Esta decisión iría encaminada a la búsqueda de que se dejen de cocinar los animales vivos.


Reino Unido busca hacer conciencia en materia de gastronomía al cocinar animales como langostas, pulpos y cangrejos, los cuales se cocinan tradicionalmente cuando aún están vivos. A través de un comunicado, dieron nuevos avances en materia de su proyecto de ley de bienestar animal, el cual busca poner sobre la mesa la sensibilidad de los decápodos y cefalópodos.

En él, mencionan que "los cangrejos, pulpos y langostas serán reconocidos como seres sensibles en la toma de decisiones de políticas gubernamentales" y que "crustáceos decápodos y moluscos cefalópodos serán reconocidos en el ámbito del proyecto de ley de bienestar animal".

La decisión se basa en hallazgos de una investigación realizada por la Escuela de Economía y Ciencia Política de Londres (LSE, por sus siglas en inglés) "que concluyó que hay una fuerte evidencia científica de que los crustáceos decápodos y los moluscos cefalópodos son sensibles".

El informe del gobierno de Reino Unido asegura que anteriormente todos los animales vertebrados ya eran reconocidos como seres sensibles, pero ahora se añaden estos invertebrados, de los cuales aseguran que "tienen un sistema nervioso central complejo, uno de los sellos clave de la sensibilidad".

De acuerdo con lo sabido, la medida que se pediría es evitar que se cocinen estos animales vivos. En tanto el gobierno, asegura que esto "no afectará ninguna legislación existente o prácticas de la industria como la pesca" y que "no habrá impacto directo en la pesca de mariscos o en la industria de restaurantes. En cambio, está diseñado para garantizar que el bienestar animal se considere bien en la toma de decisiones futuras".

"El proyecto de ley de conciencia sobre el bienestar de los animales proporciona una garantía fundamental de que el bienestar de los animales se tiene en cuenta correctamente al desarrollar nuevas leyes. La ciencia ahora es clara en que los decápodos y los cefalópodos pueden sentir dolor y, por lo tanto, es justo que estén cubiertos por esta legislación vital", dijo el ministro de bienestar animal Zac Goldsman.

-Milenio