Por Braulio Serrano Ruíz | martes, 4 de mayo de 2021

Tijuana...


La desesperación ya cunde en todos los niveles al interior de la campaña de GUADALUPE JONES GARAY, quien en 1991 ganó Miss Universo y, treinta años después, se dirige a una derrota humillante, el próximo 6 de junio.

Los panistas armaron un proyecto político, si así se le puede llamar a eso, al vapor. Creyeron que el recuerdo de JONES sería suficiente para darle la vuelta a las encuestas y, en general, a la pésima imagen que tienen los panistas, tras sus 30 años de desgobiernos y corruptelas.

Conforme pasan las semanas, queda claro que Jones no sabe ni dónde está parada. Solamente repite, como robot, lo que le han escrito sus estrategas de campaña, pero no tiene la menor idea de cuáles son los problemas de Baja California, ni cómo resolverlos.

Pero la gente ya no es tonta. Por eso, ayer le cayeron dos baldes de agua fría tremendos a JONES, con las encuestas de El Financiero y El Heraldo de México, que la ubican a 13 y casi 30 puntos de la morenista MARINA DEL PILAR AVILA OLMEDA. Cuentan que los que propusieron la “ideota” de JONES ya no saben dónde esconder la cabeza, o cómo justificar su fracaso, luego de que, por ejemplo, la alianza opositora si ha repuntado en otros lugares, como Baja California Sur, San Luis Potosí, Sonora y hasta Campeche.

Y en esa desesperación, este lunes se les ocurrió otra de sus “grandes ideas”, convocar a una rueda de prensa para anunciar, con bombo y platillo, una denuncia ante la UIF, contra el gobernador JAIME BONILLA, por recuperar la cartera vencida de los deudores de agua, algo a lo que nadie podría oponerse, ni es ilegal.

Lo único que lograron con esa conferencia es mostrar que JONES no es “Lupita”, sino “Juanita”, porque hasta parece que el ‘script’ de lo que dijo le fue dictado, punto por punto, por los dueños del parque industrial Pimsa de Mexicali, principales afectados con esas acciones del gobernador, para cobrar lo que, durante años, valiéndose de su complicidad con los mandatarios panistas, no pagaron esa y otras empresas privadas.

Peor aún, en el colmo de la “genialidad”, JONES y GINA CRUZ quisieron vincular a MARINA DEL PILAR con esos contratos y con el gobierno estatal, cuando la morenista no tuvo ninguna injerencia con el tema del agua, ni como diputada federal, ni como edil, por lo cual, los panistas exhiben su mala fe, no hacia la abanderada guinda, sino respecto al pueblo, porque creen que la gente es ignorante y no sabe la realidad, incluso, finalmente a pregunta expresa, JONES y GINA admitieron que acusaban a MARINA sin tener una sola prueba.

La verdad, bien haría “Juanita” JONES en argumentar que tuvo algún problema de salud (“encuestitis” por ejemplo) y renunciar a la candidatura. Todavía está muy a tiempo de salvar su imagen, de que digan aquí corrió y no aquí quedó, porque la humillación que le espera será muy grande y, después, ya no podrá volver ni a sus concursos, pues habrá perdido la poca credibilidad que le quedaba, ni seguir en la política, porque ¿qué partido le apostará a una candidata apaleada, derrotada, humillada, que solamente garantiza un descalabro espectacular?

Respecto a la conferencia del PRIAN, siendo claros: el contrato con Fisamex no corresponde a JAIME BONILLA VALDEZ sino al ex gobernador de Baja California, FRANCISCO VEGA DE LAMADRID, quien claramente no confiaba en los sistemas de cobranza porque contrató a la empresa de MANUEL GARCÍA SOTO, quien al ingresar la administración de MORENA informó de todas las deficiencias en el sistema durante el panismo de la Comisión Estatal de Servicios Públicos de Tijuana (CESPT).

Por eso, una vez más la candidata del PAN, PRI y PRD, GUADALUPE JONES, da una vez muestras de desinformación, por lo que el modelo de auditoría privada corresponde a VEGA y no a BONILLA, por lo que debería incluir en sus acusaciones al ex mandatario estatal.

Lo anterior lo puntualizó claramente este lunes el secretario general de Gobierno, AMADOR RODRÍGUEZ LOZANO, quien agregó que la mayoría de las empresas han aceptado su deuda y se han comprometido a pagar cifras por alrededor de mil 500 millones de pesos.

Y es que, político lector, aunque haya ciertos partidos que busquen denostar las acciones de la administración de BONILLA VALDEZ, siendo la más fuerte los cobros de agua, nadie, ni siquiera VEGA al contratar a Fisamex, puede negar que había anomalías en el sistema de cobranza, ya que hasta centros comerciales reconocidos debían millones de pesos.

Para RODRÍGUEZ LOZANO, los actos de JONES son eminentemente electorales y se basan en una premisa básica: ¿cuándo antes de ser candidata del PAN, PRI y PRD se preocupó por el manejo de los recursos en Baja California?

Es clara la desesperación de la reina de belleza, a quien el domingo se le vio en una manifestación del Club Campestre y otro día se le verá en cualquier otra porque lo que quiere es hacerse notar, sus números son bajos y quiere hacer lo posible por hacerle sombra a MARINA DEL PILAR, la candidata líder.

Incluso, por si el panismo quería enarbolar algún ataque adicional, el contrato que dejó VEGA no varío, por lo que, si consideran fraudulento el modelo de Fisamex, los panistas deberían empezar denunciando a personajes como su ex gobernador, cuya esposa ya tuvo que regresar siete millones de pesos que desaparecieron y estaban destinados a una estancia familiar.

Otro momento claramente inexacto fue lo que dijo JUAN MARCOS GUTIÉRREZ, el encargado de presentar un “power point” con la denuncia, ya que además de que se meten con el sistema de cobranza acusándolo de ilegal, no mencionan en ningún momento las deudas reales que se cobraron y la recuperación del recurso para las arcas del estado, ya que se trata de una movida electoral de los panistas, que carece de toda lógica legal y es simplemente manchar a la administración e intentar ganar terreno a un mes de las elecciones

Lupita "Juanita" Jones y Gina Cruz... Admitieron que hicieron acusaciones sin tener una sola prueba