Por Redacción | sábado, 21 de noviembre de 2020


TIJUANA, BAJA CALIFORNIA.- OnlyFans es una plataforma online de pago, plataforma que permite interactuar con los famosos que estén dentro de esta misma. OnlyFans funge como una especie de escenario privado para quien paga por ella.

Dentro del sitio se divide en dos secciones, el suscriptor y el creador de contenido y se puede contactar con la celebridad las veces y por los perfiles que desee, para esto debe pagar cada una de esas interacciones.

A pesar de que la plataforma se presta y brinda cierto contenido sexual, originalmente no fue el enfoque y tampoco brinda únicamente ese contenido, aunque es el más solicitado.

También se puede encontrar material variado como, por ejemplo, para hacer ejercicio, profesionales de la salud alimenticia, bloggers, youtubers

En OnlyFans los usuarios pueden disfrutar de fotos y vídeos que suben sus artistas y creadores favoritos. No sufren de ningún tipo de censura por lo que el entretenimiento para adultos es muy común en la plataforma. Curiosamente, hace unas semanas produjo la filtración de contenido pornográfico del portal, que quedó al descubierto y accesible de forma gratuita, aunque esto no es común.

La plataforma está disponible para cualquiera que quiera acceder a ella y sirve para vender y disfrutar contenido de todo tipo: pornográfico, salud, entretenimiento… sin restricciones ni censuras. Cualquier usuario puede acceder a esta herramienta, sin embargo, para cuentas con contenido para adultos la persona debe ser mayor de edad. Para otros contenidos, no hay límites ni restricciones.

Una de las famosas más reconocidas dentro de la plataforma es la rapera Cardi B

Las letras de las canciones de esta rapera neoyorquina que antes fue stripper en el Bronx ya venían cargadas de X por doquier, así que no le sorprendió a nadie su salto a OnlyFans el pasado agosto.

Sin embargo, dejó claro a sus seguidores que no esperaran pornografía pura y dura. “No mostraré coño, tetas y culo”, dijo en Instagram. Lo que comparte es su vida real, como una mirada entre bastidores a la sesión de portada de la revista Elle para la que posó, a partir de 4,99 dólares al mes.