Por Redacción | viernes, 3 de diciembre de 2021

Por Víctor Lagunas


Por fin, en las últimas semanas, la seguridad pública fue tema en Baja California. A pesar de que por mucho tiempo se hizo un esfuerzo para tratar de mejorar la estrategia en seguridad, no hubo un gran avance. Sin embargo, es de sabios retroceder y analizar las opciones, siempre y cuando el objetivo sea mejorar realmente y avanzar de una manera digna, tal y como lo merecemos los bajacalifornianos.

No es porque sea crítico, pero en la seguridad pública al igual que en las matemáticas, los números son fríos y recordemos que cinco municipios del Estado se encuentran entre los más violentos de México y ya mejor ni hablamos de que Tijuana ha sido nombrada en dos ocasiones como la ciudad más violenta.

La gobernadora Marina del Pilar Ávila Olmeda dijo desde su campaña que conocía muy bien con qué pie cojeaba Baja California e informó que profundizar en el tema de la seguridad pública, era lo que más le pedían los ciudadanos. Por ello con todo el esfuerzo político, mediático y social, impulsó la iniciativa de crear la Secretaría de Seguridad Ciudadana.

Han sido varios los que han hecho notorio su temor y han argumentado que esta acción sólo se trataba del supuesto regreso de una de las corporaciones más corruptas de México, la famosa PEP, que por años se mantuvo en el poder y que hizo y deshizo en gobiernos panistas.

La situación aquí es que no por lo errores de otros, podemos juzgar a los actuales, por ello lector, te pido tengamos confianza y apoyemos el proyecto de seguridad de la gobernadora, Marina del Pilar. Pongamos en sus manos la seguridad de nuestras familias.

Hace unos días le tocó decidir al gobierno de Rosarito y este votó de manera unánime a favor de la creación de dicha Secretaría. Ya no importará cuál sea el voto de Tijuana y Ensenada, pues la mayoría de los municipios han decidido.

Para terminar, les pido que cuidadosamente lean la siguiente observación.

No lo vean como si esto fuera el regreso de la PEP, sino más bien como la oportunidad que tendremos los ciudadanos para poderle preguntar a nuestra gobernadora cómo va en el tema de seguridad pública, sin que ella le aviente ‘la bolita’ a la Federación o a la Fiscalía. Eso es justamente lo que se está tratando de hacer, que cada quien tenga sus responsabilidades que le corresponden.

El político que piense que hacer política es solo ir a tomarse fotos entregando apoyos y no tomar decisiones, no sabe ser político.