Por Redacción | domingo, 28 de noviembre de 2021

La actriz y conductora de “Hoy”, advierte que tomará acciones legales en contra de quienes aseguran tuvo una relación sentimental con el narcotraficante Beltrán Leiva


Tijuana, B. C.- Luego de que la periodista Anabel Hernández revelara en su libro titulado “Emma y las Otras Señoras del Narco” que Galilea Montijo habría tenido un romance con el narcotraficante Arturo Beltrán Leiva, mejor conocido como “El Barbas”, la conductora da la cara para asegurar que está dispuesta a tomar acciones legales por difamación.

Así lo confirmó durante un encuentro con los medios de comunicación, ante quienes confesó le entristece escuchar este tipo de versiones que nada tienen que ver con la realidad. Y aunque dicha información surgió en un canal de YouTube en el que retomaron lo dicho en un libro que aún no está a la venta, advierte que tomará acciones legales.

“Es muy triste escuchar que vengan rumores. El día que salga el libro ya tomaré acciones legales y yo lo único que les digo es que debería ser más severa y legislar esta ley de la difamación”, expresó.

Además, dice estar cansada de tener que salir a desmentir todos los rumores, por lo que, entre lágrimas, aseguró que le entristece tener que aclarar información que la daña.

“Me molesta sí, me pone triste, también, porque he sido una mujer de trabajo y ya tomaré acciones legales nada más”, dijo Galilea Montijo.

En cuanto a los rumores que aseguraban que incluso ayudaba al narcotraficante mientras este estaba en prisión, respondió entre risas que es una completa mentira, pues en su momento no logró ayudar a su hermana a salir de la cárcel, en donde permaneció durante tres años por el delito de posesión de drogas.

Otro aspecto que destacó ante la prensa fue que debido a este tipo de escándalos se le han caído campañas y contratos de trabajo, ya que afectan su imagen sin medir consecuencias. Pero no solo se trata de un tema que le perturba a ella, pues inclusive ha tenido que explicarle a su hijo lo que se dice. Situación que Mateo, quien actualmente tiene 9 años de edad, ha sabido entender a la perfección.

“Mi chiquillo es un niño muy fuerte y muy inteligente, es lo único que siempre le pido a Dios, que sea un niño muy inteligente y que me dé la sabiduría para hacerle entender a lo que su mamá se dedica y ya”, explicó.

Además, reitera que su trabajo se puede comprobar y no tiene nada que ocultar, pues sus contrataciones son por medio de una agencia de representación y todo lo que ha “hecho es a través de su trabajo y está perfectamente comprobable”.