Por Redacción | jueves, 12 de noviembre de 2020

Los difuntos son recordados y honrados en cada pueblo de Michoacán. Santa Fe de la Laguna y su día de ofrendas a los “Fieles Difuntos”, inspiraron la película “Coco” de Disney y Pixar y ahora son admirados todo el mundo.


REPORTAJE ESPECIAL

Basilio A. Olivas S. / EL MEXICANO

Fotografías: Martha Alicia Reyes / Cortesía

Santa Fe de la Laguna, Michoacán.-Sin lugar a dudas Mamá Coco de Disney y Pixar “existe” en la vida real y vive no solo en la señora María Salud Ramírez Caballero, sino en decenas de señoras que durante el día de ofrendas a los Santos Difuntos, caminan por cada una de las estrechas y empedradas calles del pueblo encomendado a “Tata Vasco”, quien resalta en la plaza central del pueblo bellamente decorado con miles de flores de cempasúchil color amarillo y morado y con detalles de pencas de plátanos verdes y naranjas hasta el altar de la pintoresca iglesia que su similar es proyectada en la famosa película “Coco”.

En personaje principal del pueblo desde hace tres años se ha convertido la longeva mujer de 107 años, María de la Salud, con su sonrisa, hablar pausado y hasta su silla de ruedas "reencarna" al personaje de Mamá Coco de Disney.

Sea cierto o no, María Salud Ramírez Caballero, mujer que le fueron tomadas algunas fotografías cuando transitaba por la plaza del pueblo por la producción de cine finalmente ha hecho aún más famoso el pueblo que se dedica a la alfarería principalmente.

Mana Salud y Mama Coco.

La señora que refleja a miles de mujeres de los pueblos de Michoacán, con sus faldas, delantales, blusas y tocados son parte de la magia y colorido de Santa Fe de la Laguna, un pueblo del municipio de Quiroga a hora y media de Morelia, fundado el 14 de septiembre de 1533.

La señora Salud, cumplió 107 años y recibió a los reporteros de EL MEXICANO, durante su tradicional fiesta de ofrendas a los Fieles Difuntos que se realizan por diversas casas del pueblo y también de su iglesia. La famosa abuelita nos recibió como a cientos de visitantes que la han conocido en su habitación del local de su nieta dedicado a la venta de alfarería y artesanías.

Su fama es por el gran parecido al personaje de la bisabuela de Coco y porque su casa es muy similar a la que está representada en el film de Pixar así como todo el pueblo del niño Miguelito.

La Nana Salud, como la conocen todos, es artesana y vive en condiciones humildes. Logra sobrevivir día a día vendiendo estatuillas de barro con su imagen encarnada en el personaje de la película. Las autoridades comunales y artesanos del pueblo mexicano le entregaron un reconocimiento y la nombraron “embajadora de los artesanos”.

Cabe destacar que no ha sido reconocida oficialmente por la producción de la película, en Santa Fe de la Laguna, su pueblo natal, sí. Gracias al éxito arrasador del filme, la mujer ha obtenido fama en el lugar. Según Salud Ramírez, su longevidad radica en su alimentación, pues está basada en frijoles, pescado y habas.

María resulta ser la viva imagen de uno de los personajes centrales de “Coco” y la producción del film no ha reconocido que se basó en la imagen de la adulta mayor. El director de la película, Lee Unkrich, aseguró que el personaje no se basó en ninguna persona real que hayan conocido en algunos de los viajes y que el personaje salió de su imaginación.

María de la Salud Ramírez Caballero, desde su silla, con su inocencia y tierna sonrisa esta fuera de toda polémica y solo agradece las visitas de cientos de personas a su casa para estar cerca de “Mama Coco”.

Desde hace tres años, “Nana Salud”, da la bienvenida a cientos de personas a visitar su casa, la casa y todo el pueblo para celebrar a los fieles difuntos. Este año, a pesar de la pandemia, se tomaron las medidas de seguridad sanitaria como se muestran en las fotografías donde la señora María de la Salud Ramírez está sentada debajo del cartel de la película y a un lado esta su tradicional altar de muertos.