Por Redacción | jueves, 26 de noviembre de 2020

Con una gran trayectoria como Médico Cirujano Partero, especialista en Ginecología y Obstetricia, Biología de la Reproducción Humana, Master en Fertilización In Vitro, Embriólogo y Andrólogo


ENSENADA, BAJA CALIFORNIA.- Ayer murió víctima de Covid-19, el destacado doctor Henry Aristóteles Mateo Sánez, quien lamentablemente perdió la batalla a esta enfermedad.

Como galeno dio felicidad a miles de familias de Ensenada, de México y de todo el mundo, gracias a los tratamientos de fertilidad que brindó a través de su clínica-Hospital Santa Rosa de Lima.

Henry Mateo fue originario de Imperial, Cañete, Lima capital de la República del Perú, nació el 3 de octubre de 1958, y se naturalizó mexicano en octubre de 1990.

Llegó a México en 1977, donde estudió y se formó hasta lograr convertirse en gran médico de la productividad reconocido en todo el mundo por sus investigaciones.

Sus estudios lo trajeron a Ensenada y fue así como Henry llegó a esta ciudad en 1979. Su sueño desde los 4 años de edad, fue siempre ser médico.

Cuando terminó su carrera trabajo por 6 años y se propuso hacer el examen nacional de residencias que era difícil, pero se preparó y obtuvo el primer lugar a nivel nacional entre los dos mil aspirantes que ganaron un sitio entre los más de 30 mil que solicitaron ingreso.

Debido a su excelencia académica Henry Mateo terminó sus estudios con mención honorifica, recibiendo un premio de manos del presidente de la República Carlos Salinas de Gortari.

Fue ahí cuando ingresó al Instituto Nacional de Perinatología, uno de los mejores hospitales de América Latina desde el punto de vista gineco-obstétrico, fue en ese lugar donde encontró en el primer semestre lo que se llama Biología del Reproducción Humana, que es hacer inseminación artificial, bebés de probeta, laparoscopía.

Hasta 1994 el doctor Henry Mateo volvió a Ensenada nuevamente pero ya con la especialidad en Ginecología- Obstetricia, de Biología de la Reproducción Humana.

Continuó sus estudios por una breve etapa en la ciudad de Los Ángeles California. Aquí en Ensenada trabajó en el Hospital General, luego regresó a su consultorio privado

Henry Mateo fue el pionero de la reproducción asistida en el noroeste de México, trascendiendo más allá de las fronteras por lo que comenzaron a llegar pacientes de otros países, como Canadá, Estados Unidos, como Las Vegas, Washington, Nueva York, Hawái y muchas del estado de California.

Con los años construyó su clínica de la Fertilidad y el Hospital Santa Rosa de Lima ambas son instituciones médicas de gran prestigio en Baja California y Guadalajara en el noreste del País.

Datos proporcionados por el periodista Sergio Castillo, de la revista Ensenada Zoom nos comentan que el director de Santa Rosa de Lima tomó cursos de capacitación relacionados con sus especialidades en Australia, y Tokio, Japón y en otros países

A lo largo de su trayectoria profesional logró el embarazo unitario de miles de mujeres, además de traer al mundo a alrededor de mil gemelos y solamente ocho trillizos, nunca más de tres bebés.

El experto en reproducción humana siempre trabajó con gusto, fuerza, pasión, dedicación y ahincó en su profesión.

Fue un excelente docente y conferencista recorriendo el mundo, realizó trabajos de investigación médica en su especialidad, fue presidente y ocupo diversos cargos en colegiados de México, como el Consejo Mexicano de Ginecología y Obstetricia donde ocupó el cargo de profesor científico.

Además coordinador científico de la región II de la Federación Mexicana de Colegios de Obstetricia y Ginecología, que abarca 10 colegios de los Estados de Sonora, Baja California y Baja California Sur. Revisor de varias prestigiadas publicaciones editoriales especializadas como la que publica la Revista Mexicana de Ginecología y Obstetricia; La Revista de la Asociación Mexicana de Medicina de la Reproducción, además de una revista americana.

Henry Mateo es un médico que a lo largo de su vida tuvo muchísimas satisfacciones, una de ellas el poder haber visto la felicidad que sienten las parejas cuando tras años sin poder procrear terminan con unos gemelitos en sus brazos.

Tuve oportunidad de entrevistarlo en diversas ocasiones y además era columnista de nuestro gran diario Regional El Mexicano, logró trascender en todo el mundo dentro de la ginecóloga y obstetricia realizando múltiples investigaciones publicadas en revistas especializadas internacionales.

Además, fue reconocido por sus investigaciones en el Senado de los Estados Unidos de Norte América y fue conferencista en ese país, en Sud América, Japón, Europa y Asia.

También se le reconoce su filantropía apoyando a organismos y todo aquel que se le acercaba, creó una fundación en memoria de su madre para ayudar a mujeres de escasos recursos.

Seguramente que dejará gran legado a la comunidad médica, hay que recordar que aquí fue reconocido como Ciudadano Distinguido de Ensenada en 2018 por su trayectoria como Médico Cirujano Partero, especialista en Ginecología y Obstetricia, Biología de la Reproducción Humana, Master en Fertilización In Vitro, Embriólogo y Andrólogo e igualmente en su país Perú y Estados Unidos recibió otros muy merecidos reconocimientos.