Por Redacción | domingo, 16 de enero de 2022

El joven cantante ingles no quiere que nada le haga falta dentro de su mansión, por lo que ya mandó a construir una capilla con su respectiva 'zona de entierro'


El cantante británico Ed Sheeran, de 30 años, continúa construyendo un auténtico imperio en la imponente mansión que posee en Suffolk, Inglaterra, al darse a conocer que planea edificar una cámara funeraria.

De acuerdo a información de diversos medios de comunicación, el reconocido artista ya recibió permiso por parte de las autoridades para construir una capilla con su respectiva escalera de caracol y su galería, pero sus planes no paran ahí.

“La capilla se está construyendo para abordar una necesidad importante de un lugar privado de retiro para la contemplación y la oración, para la celebración de hitos clave de la vida y la familia, reuniones familiares y sociales, matrimonios (y) bautizos”, se lee en el documento presentado en la aplicación original.

Tras la aprobación de la capilla fue que Ed hizo una petición más, en la que incluyó una ‘zona de entierro’ en el área de sótano, pero para ésta aún no ha recibido el visto bueno por parte de las autoridades, ya que apenas ingresó la solicitud el pasado 24 de diciembre.

Hasta el momento se desconoce cuál sería el uso que le daría a la cámara funeraria, pues fue algo que no especificó en su solicitud.

La capilla y su ‘zona de entierro’ se ubicarían en la propiedad, conocida como Sheeranville, en la que el intérprete de ‘Shape of You’ ha construido una auténtica ciudad en su interior.

El músico comenzó la edificación de su plan arquitectónico, en 2012, cuando compró la primera propiedad en $1 millón 140 mil dólares.

La última la adquirió, en 2019, a una vecina que llevaba años oponiéndose a sus planes, los que incluían la construcción de la ya mencionada capilla. Actualmente el valor del inmueble es de casi $5 millones de dólares.

Hasta el momento ha comprado cinco casas de la zona y ya cuenta con bar, piscina, tina de hidromasaje, huerto, huerta amurallada, invernaderos, cine subterráneo, gimnasio, estudio de grabación, billar, estanque, cancha de fútbol y un área para cabras, pollos y ovejas.

Así como sí ha recibido permisos para construir lo que se le ha venido en mente, también ha tenido que ceder ante las exigencias y quejas de sus vecinos, quienes ya lo obligaron a retirar el sauna que tenía al aire libre, así como también le prohibieron nadar en su lago, al acordar que solo sería utilizado para la cría de ranas, tritones y libélulas.