Por Redacción | domingo, 6 de junio de 2021

La llamaron Lilibet Diana Mountbatten-Windsor, como un homenaje a la reina Isabel II y a su abuela, Diana de Gales.


Enrique de Inglaterra y Meghan Markle  han anunciado este domingo el nacimiento de segunda hija, Lilibet Lili Diana Mountbatten-Windsor. La niña, que nació el viernes, se lleva dos años con su hermano mayor, Archie, que nació en Londres en mayo de 2019, apenas un año después de que los duques de Sussex contrajeran matrimonio en el castillo de Windsor. Los duques de Sussex han anunciado la llegada de la pequeña en un comunicado en la web de su fundación, Archewell Foundation. La niña, que pesó casi tres kilos y medio, nació a las 11.40 de la mañana del viernes en el hospital Santa Barbara Cottage de la ciudad de Santa Bárbara, en California (Estados Unidos), según el comunicado. “El 4 de junio fuimos bendecidos con la llegada de nuestra hija Lili. Ella es más de lo que podríamos haber imaginado, y seguimos agradecidos por el amor y las oraciones que hemos sentido en todo el mundo”, han escrito los duques en el comunicado. El embarazo lo hicieron público el 14 de febrero, primero en la revista People, para después hacerlo extensivo al resto de medios de comunicación mediante un par de fotografías en blanco y negro del retratista Misan Harriman.

La pequeña ha nacido en California, donde la pareja vive desde hace algo más de un año, y se convierte en la 11º bisnieta de Isabel II. El nombre de Lilibet Diana Mountbatten-Windsor es un homenaje a la propia reina Isabel II —Lilibet es el apelativo cariñoso con el que la familia se dirigía a la monarca— y a su abuela, la princesa Diana de Gales. El primer ministro británico, Boris Johnson, ha felicitado a la pareja en su perfil oficial de Twitter: “Muchas felicidades a los duques de Sussex por el nacimiento de su hija”. Horas después la familia real también ha felicitado a la pareja a través de sus perfiles oficiales en las redes. “¡Felicitaciones a los duques de Sussex por el nacimiento de Lilibet Diana! La reina, el príncipe de Gales y la duquesa de Cornualles y los duques de Cambridge están encantados con la noticia. Lilibet es el undécimo bisnieto de su majestad”, han escrito. También le han dado la enhorabuena en sus perfiles el príncipe Carlos y los Duques de Cambridge, Guillermo de Inglaterra y Kate Middleton.

Madre e hija ya están en casa y han pedido que, en caso de querer enviar regalos por el nacimiento, se haga a distintas fundaciones que trabajan en pro de las mujeres y las niñas: Girls Inc., Harvest Home, CAMFED y la fundación Myna Mahila.

Desde marzo de 2020 Enrique, de 36 años, y Meghan, de 39, ya no son miembros de pleno derecho de los Windsor al decidir un par de meses antes abandonar la institución. Ya no tienen vinculación laboral con la familia y han renunciado a sus títulos de altezas reales (mantienen el de duques al ser este un regalo de la reina por su boda), por lo que la comunicación por parte de la familia real sería únicamente de cortesía.

La familia vive desde el verano pasado en una residencia en Montecito, dentro del condado de Santa Bárbara. La pareja compró una mansión de 1.600 metros cuadrados, de nueve habitaciones, el verano del año pasado después de desembolsar 14.6 millones de dólares, unos 12 millones de euros. El hogar está cerca de la propiedad de Doria Ragland, la madre de Meghan, quien vive en Los Ángeles.

Aunque Enrique no es parte efectiva de la familia real, no ha renunciado a sus derechos dinásticos. Por tanto, Lilibet Diana Mountbatten-Windsor ocupa el octavo lugar en la línea de sucesión al trono después de su abuelo, el príncipe Carlos; de su tío Guillermo y sus primos Jorge, Carlota y Luis; y de su padre Enrique y su hermano Archie.

Lo que no será la pequeña es princesa. En la polémica entrevista que Meghan Markle y Enrique de Inglaterra concedieron a Oprah Winfrey en marzo, la antigua actriz se quejó de que el palacio real no había querido concederle a Archie el título de príncipe cuando nació y que eso les había quitado opciones en cuanto a la seguridad del pequeño. Sin embargo, una ley de 1917 recoge que los hijos y nietos del soberano tienen derecho al título de príncipe (al igual que tienen derecho a renunciar a él), pero no sus bisnietos, como sería el caso de Archie y de su hermana pequeña. Sí pueden ser príncipes los hijos de Guillermo porque él es heredero directo al trono. Y, cuando Carlos sea rey, los hijos de Enrique también podrán ser príncipes, si ellos o sus padres, en el caso de ser menores de edad, lo desean.

Fuera de la influencia de la familia real, Meghan y Enrique se han convertido en absolutas estrellas en Los Ángeles. A su llegada a la ciudad, fueron recibidos por el influyente actor y productor Tyler Perry, quien los alojó en la mansión. Después la pareja y el pequeño Archie se mudaron a Santa Bárbara, cerca de otras famosas amistades como Oprah Winfrey y Ellen Degeneres, ambas claves para ellos. Enrique y Meghan fueron ovacionados a principios de mayo por trabajadores sanitarios y esenciales por sus esfuerzos para hacer que Estados Unidos y otras potencias garanticen el acceso universal de las vacunas contra el coronavirus en países en desarrollo. Recientemente, Enrique participó con Winfrey en una serie sobre la salud mental, The me you can’t see (El yo que no puedes ver), que han producido conjuntamente para el servicio de streaming de Apple.

- EL PAÍS